Este miércoles en el comienzo del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER) se proyectó como función de apertura Nosotros nunca moriremos, del director entrerriano Eduardo Crespo. La película fue presentada por los directores artísticos del Festival, Celina Murga y Nicolás Herzog, y también estuvo presente parte del elenco de la obra cinematográfica.

Con una gran asistencia de público, Nosotros nunca moriremos (2020), película dirigida por Eduardo Crespo, abrió, luego de la ceremonia de apertura con autoridades provinciales, oficialmente el 3° Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER) organizado por la Secretaría de Cultura del gobierno de Entre Ríos. 

Durante la presentación, el director concordiense, Nicolás Herzog, señaló: “Nos pareció fundamental abrir con una película entrerriana que nos ha representado en el mundo. En el Festival también hay una película entrerriana en competencia nacional y una sección dedicada al cine entrerriano”. 

Por su parte, la directora paraense, Celina Murga, afirmó: “Es una película muy hermosa que ha representado a nuestra provincia por el mundo de una manera maravillosa”. Participaron también de la exhibición parte del elenco: Jésica Frickel, Giovanni Pelizzari y Brian Alba, quienes fueron aplaudidos por el público al finalizar la función.

La obra de Eduardo Crespo aborda el duelo de una madre y de su hijo más pequeño, por la muerte del hijo mayor. El joven ha sido encontrado sin vida en un campo cerca de donde vivía. Además de realizar los trámites burocráticos del deceso, la mujer y el niño repasan la vida de su familiar a partir de transitar los lugares por donde él anduvo y de conversar con sus amigos, su pareja, sus compañeros y su jefe. Para cada uno, este proceso doloroso tiene profundas implicancias reveladoras. Las temporalidades del presente y del pasado se superponen a partir de los recuerdos de quienes rodearon al fallecido. El sutil montaje de la realización permite apreciar las transiciones entre los diferentes momentos con un fluir natural. Los personajes principales están protagonizados por la actriz trans Romina Escobar y por Rodrigo Santana.

Palabras del director

Dado que Eduardo Crespo no pudo acompañar a su película envió un video en el que se refirió a los presentes y dijo: “Quiero agradecerles por estar ahí, al festival y a los programadores por incluir la película, también a la Secretaría de Cultura y a toda la gente que está trabajando para que este festival sea posible. Es una edición que será muy especial. Hay que celebrar que pueda ser presencial y que el público pueda volver a las salas. Es algo que esperábamos hace mucho tiempo. También quiero celebrar que hay una nueva Ley de Fomento de la Producción audiovisual de Entre Ríos y que traerá nuevas películas, nuevos realizadores, nuevas realizadoras. Eso me pone muy contento”. 

La película según Crespo

El duelo es un tópico que no solo está presente en Nosotros nunca moriremos sino también en otras obras cinematográficas de Crespo. Consultado al respecto, el director expresó: “La muerte llega a mis películas como una especie de motor para pensar la vida, el futuro y otras cosas. En el caso de Nosotros nunca moriremos tiene que ver con empezar a conocer la vida a través de la muerte. En esta ocasión, Rodrigo, el hijo menor, descubre cosas de la adultez a partir de la muerte de su hermano. También me interesaba en esta película ver el clima sombrío que se instala en los pueblos cuando ocurre la muerte joven. Quería pensar cómo un dolor individual y tan profundo como la pérdida de un hijo puede transformarse en una experiencia colectiva”.

Los personajes de la realización tienen características y formas de ser salientes. Al ser consultado sobre el casting, Eduardo afirmó: “Mientras estaba filmando un documental en la escuela Las Delicias, en Gobernador Etchevehere, apareció un chico que tenía cierta chispa con la cámara y pensé que me gustaría trabajar con él en una ficción porque se destacaba del resto. A su vez, yo había trabajado con Romina Escobar en Breve historia del planeta verde donde fui fotógrafo y tenía ganas de volver a trabajar con ella. Entonces, al instante en que apareció Rodrigo en mi cabeza se armó la dupla con ella como madre. Romina es una actriz trans, entonces tuve que pensar cómo podía suceder esa relación. Lo charlé con ella y me dio a entender que era muy importante que le ofrezca hacer el papel de una mujer CIS, de una madre, cosa que no le suele suceder a las actrices y actores trans porque siempre son encasillados en ciertos roles. Eso me terminó de hacer caer la ficha de que era ella el personaje principal y la que llevaba adelante toda la película junto con el hijito”.

Las escenas fueron rodadas en Crespo, en Villa Libertador San Martín, en Aldea Jacobi y en los alrededores. Sobre los lugares elegidos, el director crespense señaló:  “La película es parte de la despedida de mi pueblo. Hace mucho que vivo en Buenos Aires y la idea fue reencontrarme con amigos, amigas y personas con las que había transitado mi juventud. Quería poder hacer de esos espacios una despedida. Un poco esta madre podría ser un punto de vista personal mío que es como quien va y abraza a todas esas personas, las escucha y, de repente, las ampara, de alguna manera, con esta película o como la protagonista que finalmente deja de lado el dolor por la muerte de su hijo para abrirse a los demás”.  

La película se estrenó en la competencia oficial del Festival de San Sebastián, luego tuvo su participación en la competencia internacional del Festival de Mar del Plata y recientemente se estrenó en el Festival de La Habana. Además, pasó por otros festivales. “El recibimiento de la película ha sido más que inesperado. Fue maravilloso. Estoy más que conforme con el recorrido que hizo. Que se estrene en el FICER es un broche de oro como cierre de un año de haberse mostrado en varias partes del mundo y que, además, sea la película de inauguración me llena de orgullo -expresó Crespo y añadió- hay algo de volver al territorio donde filmé la película que hace que las expectativas sean grandes. Ojalá que este FICER sirva para festejar que, después de todo este tiempo que estuvimos sin ir al cine, podamos ver una película en pantalla grande”. 

Sobre la Ley

Con respecto a la reciente aprobación por parte de la Legislatura de Entre Ríos de la Ley de Fomento de la Producción Audiovisual, Eduardo Crespo señaló: “Me siento feliz porque salió y también orgulloso por todo el trabajo que se hizo de parte del sector audiovisual entrerriano. Fue un trabajo muy duro de varios años que de alguna manera logró que todos nos conozcamos, nos juntemos y luchemos por algo en común. Es importante entender que si bien nos ayuda a desarrollar nuestras películas, nuestro trabajo y nuestras carreras, lo trascendente es mirar al futuro, a las nuevas generaciones de directores y directoras que puedan llegar a surgir a partir de esta ley”. Y agregó: “Es muy importante que la ley haga hincapié en la conservación de las películas. Eso también es muy valioso porque nuestras películas empiezan a ser parte de la historia de la provincia. Si las películas no se cuidan, como los cuadros u otras obras, se pierden y con eso se pierde parte de la identidad del pueblo de nuestra provincia. El FICER sirve de lugar de encuentro y de festejo de esta ley que se acaba de aprobar”. 

Boletería virtual: http://ficer.com.ar/

Para consultar la programación completa del FICER ingresar a: https://www.ficer.com.ar/programa/

Resumen Día 1: https://www.youtube.com/watch?v=UwOBiW-mhak

Informes

Secretaría de Cultura – Gobierno de Entre Ríos.

Dirección: Gardel 42 – Paraná.

Teléfono: 0343 – 4207828.

Facebook: Cultura Entre Ríos.

Página Web: http://cultura.entrerios.gov.ar

Página FICER: http://ficer.com.ar/

Twitter/ Facebook/ Instagram: FicerOK.

Correo: prensaficerok@gmail.com